El Ómnibus. Respeto por el trabajo bien hecho.

Posted on 6 octubre 2011

0


Hoy queremos hablaros de unos profesionales excepcionales. O quizá no deunos profesionales, sino de unas personas…
·
En cualquier caso, queremos hablaros de algo que, desde nuestro punto de vista, es algo más que una empresa o un colectivo. Y no descubrimos nada, porque eso ya lo dicen ellos mismos… hoy queremos hablaros de un conectivo. Y creemos que es difícil definirse mejor, porque lo que hacen -más allá de toda intuición o vinculación- es conectar. Conectar directamente. Al menos así nos sentimos todos los integrantes de lamatraka desde el momento que los conocimos. Estamos hablando de El Ómnibus. Estamos hablando de Rubén y Alejandra.
·
Conocí a Rubén durante mi estancia en Saltillo. Durante los 6 meses que estuve allí tuve la suerte de no sólo trabajar con él, sino de disfrutar de su compañía fuera de entornos laborales. Excepcional en todos los sentidos. Sin embargo, no es de eso que quiero hablaros aquí, porque podría estar largo rato recordando momentos seguramente irrepetibles.
·
Hace unas semanas, volvimos a retomar el contacto de forma profesional. Rubén y Alejandra nos ofrecieron sus servicios de asesoría y comunicación para colectivos culturales. Aceptamos encantados, y teníamos mucha curiosidad sobre qué iban a proponernos o cómo iban a enfocar el trabajo. Sinceramente, no sabíamos qué esperar de todo aquello. Pero lo que os puedo asegurar es que en ningún momento pudimos imaginar el resultado que nos esperaba. El trabajo de El Ómnibus ha ido mucho más allá de toda expectativa. Tras unas pocas entrevistas y trabajos personales, han conseguido desentrañar -aún no sabemos con qué varita mágica- rincones poco iluminados y húmedos de ésto que llamamos lamatraka. Espacios de nosotros mismos que ni siquiera conocíamos, aunque estuviesen ahí, y ahora vemos con extraña claridad. Ponernos en las manos de El Ómnibus ha sido un ejercicio de confianza y autoconocimiento. De crecimiento en muchísimos sentidos, no sólo laboral. Y no es adulación, agradecimiento o camelo. Es respeto por el trabajo bien hecho.  Ni más ni menos. 
·
Personalmente, nunca creí demasiado en el coaching. Quede claro que éso esta muy lejos de lo que El Ómnibus hace… pero nunca creí demasiado en él. En ciertas ocasiones es dificil creer en gurús o salvadores. Aunque sea tu vida misma la que te juegas. No digo que los chicos de El Ómnibus sean unos mesías… pero sí que ponernos en las manos de Rubén y Alejandra fue fácil desde el principio. Son cercanos, inteligentes, profesionales y en ningún momento invaden tu integridad como persona o empresa. Como les he escuchado decir en alguna ocasión, son un soporte para otros colectivos. Aún me resulta increible que sea posible conocer tanto de alguien sin conocerlo y haciendo unas pocas entrevistas por skype. Pero justamente fue eso lo que sucedió y por eso hoy escribo este post. Porque estos chicos nos han demostrado que -en muchas ocasiones- hace falta confiar en alguien que tienes fuera, para saber qué llevas dentro. Es así.
·
Ya sólo me queda, creo, recomendároslos directamente. Sí, chicos. Sí, chicas. Si teneis la oportunidad, el interés o simplemente la curiosidad, escribdles. Seguro que os acogen con los brazos abiertos. Ya os digo que para mí lo de El Ómnibus es un rollo al Equipo A, ya sabéis… “si tiene usted algún problema y se los encuentra, quizá pueda contratarlos.”
·
lamatraka.
jaime.
Anuncios
Posted in: home, lamatraka