Cycloscopia · Esto es un alemán, un griego y un italiano…

Posted on 26 diciembre 2011

3


Esto es un alemán, un griego, un italiano y un español en un curso de fotografía.
No, no es un chiste, ha sido nuestro primer encuentro de jóvenes fotógrafos europeos: Cycloscopia.

Pretendíamos hacer un post de cada día del taller. Pero Cycloscopia no ha resultado ser un taller que propiciase ese tipo de cortes: ha sido una auténtica semana de encuentros constantes. Las clases comenzaban a las 10, luego se enlazaba con las cervezas, las tapas ocupaban parte de la tarde, y finalmente, por la noche, nos volvíamos a encontrar, como si lo hubiésemos hecho siempre, en cualquier plaza de Sevilla, buscando bares típicos con los que cerrar el día; eso sí: siempre cámara en mano.

Es lo primero que les dijo Zai Aragón acerca de la fotografía de viajes «Allí donde fueres haz lo que vieres…»; así que nosotros, como buenos cicerones, hemos tratado que lo llevasen a cabo al pie de la letra. Zai no nos ha dado grandes lecciones teóricas sobre fotografía, ni les ha mostrado su book profesional. Ha hecho otra cosa mucho más difícil: nos ha enseñado a ver nuestras propias fotografías.

Desde Stuttgart hasta Milán, pasando por Madrid, Atenas, etc.: diferentes experiencias fotográficas, divertidas anécdotas y dispares técnicas han sido el centro de este taller. Observar y comprender la ciudad de Sevilla, mostrar y comunicar nuestro punto de vista e inventar y crear nuevas composiciones; qué vemos nosotros cuando observamos una imagen y qué ven los demás. Entre todos hemos creado nuevas fotografías pensando y discutiendo acerca de la apertura, la velocidad del obturador, los desenfoques, reencuadres, etc.

Cada tarea era un reto, cada día un escenario diferente, cada momento un instante irrepetible, un color distinto, una cara desconocida, un cambio de ritmo. Como si de una gymkana urbana se tratara, los participantes tenían que rastrear la ciudad para fotografiar cualquier resto de magia urbana. Por ejemplo: trabajadores a la hora del descanso, un toro desorientado, un hombre bebiendo un botellín de cerveza, un macetero con flores, un chicle en el suelo, etc. y, por supuesto, patearse la ciudad para trabajar los distintos lugares emblemáticos: de la Plaza España a la Torre del Oro, de Catedral al barrio de Triana o a Alameda, etc.

Cycloscopia ha logrado generar una cultura fotográfica por medio del encuentro y el aprendizaje colectivo, convirtiéndose en un punto de referencia donde compartir experiencias, fotografías y charlas viviendo la vida de la ciudad.

Y para finalizar, una exposición colectiva llena de historietas. Gracias a la improvisación de Pier Luigi, las pinceladas de Αντωνία, los retratos de Arianna, los colores de Marina, las composiciones de Daniel, y un largo etc.
Gracias a todos, gracias Zai.

Posted in: lamatraka, Sara