Artículo en La Teatral

Posted on 12 abril 2012

0


En este mes de Abril hemos tenido el placer de aparecer en un monográfico realizado por la revista La Teatral, se llamaba “Prohibido hablar de cómo está la cosa”, donde se analizaba las diferentes formas de afrontar la crisis desde la cultura,  AQUÍ  podéis leer todo el monográfico. Debido a la falta de espacio en la revista no se pudo incluir la entrevista completa, como podéis comprobar nos extendimos en nuestras respuestas, así que aquí os la dejamos completa:

Para empezar trabajáis en una oficina compartida…. Coworking le llaman a eso. ¿Qué ventajas tiene?

Para nosotros es algo importante ya que tratamos de que las empresas con las que compartimos la oficina estemos vinculadas al sector creativo-cultural. Eso aporta muchas sinergias, contactos, sugerencias y al fin y al cabo, hace el día a día más enriquecedor porque compartimos muchas cosas, no sólo la oficina.

¿Creeis que es importante estar al día con las más novedosas formas de gestión cultural?

Claro. Creemos que uno de los principios básicos de la gestión cultural es la de saber reinventar y redefinir modelos de actuación que queden obsoletos. Si no estás atento a lo que sucede a tu alrededor (y el alrededor con internet es el mundo entero) corres el riesgo de quedarte atrás.

Hace poco tiempo hicisteis un ejercicio de reflexión para replantear toda la empresa: objetivos, líneas de trabajo, etc. ¿A qué conclusión llegasteis?

Solemos hacer periodos de reflexión en los que tratamos de alejarnos de la vorágine del trabajo diario y ver las cosas con mayor perspectiva. Creemos que es un ejercicio sano, no sólo para la empresa, sino para nosotros. El último “exilio” nos llevó a definir algunas de las líneas que estamos siguiendo ahora, como la especialización en proyectos que vinculen cultura y participación ciudadana y la formación. Pensamos que, en los tiempos que corren, la formación es un elemento básico…lamentablemente tampoco hay mucho más que hacer, cuando no hay trabajo.

Todos necesitamos formarnos, y de manera muy particular, en el sector creativo cultural, que es el que nos interesa, observamos que existía una demanda de talleres específicos que se orientasen a temáticas más actuales, con personalidades importantes en el mundo de la cultura. Los talleres que proponemos abordan temas importantes, pero que difícilmente tienen cabida en programas formativos oficiales. Por ello, hemos desarrollado talleres con David Bravo, Santiago Cirugeda, Francis Cuberos, Javiero Lebrato… Para nosotros, lo importante de los talleres, es que nos parezcan interesantes y que nosotros también nos formemos. No nos perdemos ni un taller, y así el beneficio es doble.

¿Cómo afecta la situación económica actual a un equipo de trabajo como el vuestro?

De forma muy grave. Una empresa como lamatraka, que trabaja en el sector cultural, sufre de forma muy clara los envites de la crisis, y todos los recortes que se pactan desde las instituciones. No creemos que la cultura sea algo que debe ser subvencionado al cien por cien, pero tampoco creemos que la cultura sea un sector minoritario y en el que se pueda llegar a castigar por considerarse algo así como un bien de lujo. La cultura es básica para una sociedad y hay que tener en cuenta a las empresas que se dedican a ella. Por otra parte, lamatraka nació en la misma fecha que la actual crisis, en Septiembre de 2008, por lo que se puede decir que somos una empresa “acostumbrada” a trabajar bajo mínimos lo que no nos ha impedido seguir trabajando hasta hoy. A lo mejor tuvimos suerte en esto y todos.

Habéis manifestado que el festival Alamedeando tal vez lo llevéis por  una fórmula de financiación a través de Crowfunding. ¿Pensáis que está ahí el futuro? ¿Qué otras soluciones para la obtención de recursos pensáis que pueden funcionar en estos tiempos?

Bueno, el crowdfunding es un método, pero tampoco es la panacea, no nos llevemos a engaño… Está claro que si tienes un proyecto interesante es uno de las formas más sugerentes para conseguir financiación. Para nosotros lo importante del crowdfunding no está en la obtención de recursos, sino más bien en generar una comunidad que apoya el proyecto, que lo defiende, y que confía tanto en él que está dispuesta a vincularse económicamente. Llegar a comunicar un proyecto lo suficientemente como para conseguir un buen número de micro-financiadores no resulta fácil, pero si lo consigues, tienes gran parte del trabajo hecho. Otra cosa importante del crowdfunding es que te otorga independencia. Poder funcionar con dinero que no procede de una institución concreta, muchas veces, hace que te sientas más libre y a buen seguro, más responsable de la confianza que te han otorgado.

En el caso de Alamedeando, es cierto que nos lo hemos planteado, pero aún no es seguro. Después de la eliminación absoluta de apoyo por parte del equipo de gobierno del Partido Popular para la edición del 2011 (tras tres ediciones en evolución tanto de público como de actividades) y con el absoluto descontrol y desinterés que muestran para la edición de 2012, puede ser una opción. Creemos que Alamedeando es un proyecto que ha demostrado su viabilidad y que en términos económicos es humilde. Y creemos, además, que es un proyecto importante para la ciudad, porque todos y cada uno de los artistas que se programan son sevillanos. Estamos seguros de que si lo planteamos a través de crowdfunding, obtendríamos los recursos necesarios, pero ahora tenemos otros proyectos en marcha que no podemos abandonar.

lamatraKa

Actualmente, si no me equivoco, sois tres socios. ¿Es beneficioso repartir la responsabilidad y que la estructura la formen solo socios?

Por supuesto. Repartir responsabilidad es, básicamente, confiar en el trabajo de los demás. En eso tenemos mucha suerte. Nos llevamos bien y además de compartir trabajo y responsabilidades, compartimos una profunda amistad, lo que nos hace confiar

¿Cuáles son las principales amenazas que veis a vuestro alrededor?

Hombre, amenazas hay muchas pero el mayor peligro es siempre uno mismo. Es necesario saber dónde se quiere llegar y no marcarse metas inalcanzables. Muchas veces nos hemos visto a nosotros mismos perdidos en una vorágine de proyectos, ideas, creaciones o colaboraciones que hacen que pierdas el paisaje y te dediques sólo a caminar. Es importante, de vez, en cuando sentarse a reflexionar, repensarse y, una vez que has descansado, volver a caminar. Es un peligro no saber dónde vas. Nos recuerda un poco al conejo de Alicia…al animal, queremos decir.

¿Os preocupa la autoexplotación? ¿Hay que hacer muchos sacrificios para salir adelante?

Por mucho que te guste tu trabajo, la autoexplotación es un problema… y serio. Si después de estar trabajando muy duro todo el mes, no llegas económicamente siempre te preguntas si podrías haber hecho más, o lo podrías haber hecho mejor. Y aunque es inevitable, creemos que la pregunta no tiene una respuesta muy definida, porque normalmente, no sólo depende de ti…

Normalmente cuando eres tu propio jefe, la responsabilidad es algo que tienes siempre presente y en muchas ocasiones es muy difícil desconectar. Por si fuera poco, lo que nos gusta, en nuestro tiempo libre es consumir cultura, y no deja de ser una forma de estar -también- trabajando, aunque disfrutemos mucho. De esto podríamos hablar mucho…pero en general, es un problema generalizado de todos los emprendedores y los sacrificios son muchos. No sabemos cuántos bocadillos tomábamos enLa Beni, para volver a la oficina rápido y seguir con nuestras cosas…

¿Pensáis que estamos ya ante un nuevo panorama? Supongo que también veis nuevas oportunidades…

Por supuesto. La crisis ha abierto la mente a mucha gente y ese “nuevo panorama” creemos que ya está aquí. Hay mucha gente que aún se aferra a unas formas de hacer y de pensar que son de algún modo, caducas. Hay que aprender a mirar alrededor y sacar el jugo a todo lo que sucede. Los movimientos sociales, la increíble apertura de internet, las nuevas fórmulas de trabajo y cooperación… son muchas las oportunidades que se están abriendo. Creemos que aunque el momento que estamos viviendo ahora es una putada, no nos queda otra que seguir viviéndolo, por lo que hay que tratar de desaprender y generar nuevas formas de relación, de trabajo, de inspiración, de vinculación social… para nosotros es una aventura fantástica cada vez que planteamos un proyecto nuevo, porque de algún modo, es un nuevo mundo por descubrir. La crisis nos ha dado algo bueno, nos ha dado la obligación de inventarnos a nosotros mismos. Es duro, pero necesario.

Contadnos sobre vuestros nuevos proyectos, como Entre Tejas. ¿Ahora toca pensar en el nuevo contexto económico cada vez que se concibe un proyecto?

Bueno, Entretejas es un proyecto que pensamos que es muy innovador en muchos sentidos y que para nosotros plantea un enorme reto. Entretejas es un proyecto para crear una red de azoteas culturales. Pero lo importante del proyecto es que va a tratar de implicar a un gran número de ciudadanos que participen de forma libre y autónoma en la programación y desarrollo del proyecto, utilizando sus propias azoteas como espacios culturales. Entretejas es la red de azoteas que denominamos ‘oficiales’ y que son propiedad de instituciones públicas. La red de azoteas privadas, que se vincula a Entretejas conceptualmente, pero que es totalmente independiente se llama Redetejas. Creemos importante que las instituciones comprendan que estamos viviendo un cambio de paradigma y que es necesario comenzar a apoyar iniciativas de este tipo, en el que los ciudadanos se auto-organizan, gestionan y financian independientemente. Por ello, ha sido un lujo encontrarnos con el CICUS yla Casadela Provinciaque han entendido el proyecto en su conjunto y lo han apoyado pese a las adversidades. El proyecto comenzará el día 30 de Marzo y tendrá una continuidad mensual. Hemos desarrollado un Manual de recomendaciones de uso de azoteas, que se puede descargar de forma completamente libre y gratuita de la web del proyecto.

La parte económica del proyecto, no sé si nos preguntabas eso, se explica de la siguiente manera. Entretejas es el proyecto por el que lamatraka cobra en concepto de programación y producción de las azoteas ‘oficiales’, como cualquier otro espectáculo. Redetejas es un proyecto sin ánimo de lucro, publicidad ni intercambio económico. Nosotros no obtenemos ningún beneficio económico del mantenimiento de la red, ni nadie nos paga por ello. Creíamos necesario desvincular ambos proyectos, aunque estén dentro de la misma línea, para que tuviesen su sitio y su protagonismo de forma independiente. Creemos que Redetejas es un proyecto que va a dar mucho que hablar, por que plantea la posibilidad de que frente a recortes institucionales, o negativas económicas variadas, la ciudadanía tiene un espacio donde organizarse, comunicarse y comenzar a decidir qué tipo de cultura quiere consumir. Se trata, de algún modo de democratizar el hecho cultural y defender la cultura como un bien necesario. Nosotros no decidimos qué se programa, nos limitamos a difundir qué va a suceder en las azoteas de nuestra ciudad.

Anuncios